Siempre mariposa

Dicen las estrellas que los que realmente brillamos somos nosotros. Que nuestra magia y poder es tan grande que podemos crear nuestra propia realidad. Que basta con susurrarle al universo lo que queremos para que se haga realidad.

… y si esto es así cómo puede ser que hoy me encuentre con el corazón roto, la ilusión perdida y necesitando con urgencia un abrazo de mi madre diciéndome que no tema que todo estará bien?

Tal vez si lo pedí antes. Pedí verdad en mi vida, pedí un amor honesto y comprometido, pedí estar con alguien que fuera el indicado para mí. Y aunque muy en el fondo siempre supe que él no lo era, seguía intentando que nuestra relación funcionara, respaldándome en la idea de que una magia tan única no la iba a volver a sentir y que prefería llenar mi vida de momentos fugaces y hermosos a su lado, en vez de privarme de ver nuevamente sus ojos y de sentirme plena junto a él.

Lo cierto es que se acabó. Y que como siempre lo he pensado, la vida misma le muestra a uno el camino. Que tener el corazón roto es una oportunidad maravillosa para conocerse, re inventarse, aprender a soltar, a aceptar, fluir y a dar espacio para que cosas mejores lleguen y se queden.

No es fácil pero se logra con valentía y con el apoyo de ángeles de carne y hueso que siempre aparecen en nuestro camino para recordarnos lo valiosos que somos, el universo infinito y lindo que llevamos dentro y así poco a poco vamos aprendiendo a sonreír y a llenarnos de un amor tan infinito por nuestra vida, que no importa si estamos solteros o en pareja, porque estás locamente enamorado de lo que vives y atraes.

Así que sí. Desgarrate de dolor, llora acompañado o solo, pasa noches sin dormir, revisa tu celular 300 veces al día para ver si te llegó un mensaje de él, escribe cartas que nunca enviarás, mira las fotos que tienen juntos una y mil veces, odia en tu cuerpo el tatuaje que se hicieron juntos. Sufre, grita, llora… que al final todo valdrá la pena cuando resultas vencedor y brilles con fuerza por lo valiente que llegaste a ser.

Por esto y por mucho más, gracias corazón por haberte roto y por renacer más fuerte que nunca.

Gracias amor por haber existido y por haberme enseñado tanto. Sigue sonriendo y brillando. Sigue siendo por siempre una mariposa, libre y feliz. Te amo

Guilty not guilty

cropped-2016-03-30-03-24-56-e14612466175421.jpg

Si me preguntaran que me definiera en una sola palabra escogería GRATITUD. La vida me ha dado tanto que yo solo tengo palabras de agradecimiento por cada sueño que se ha hecho realidad y por cada buena persona que se ha cruzado por mi camino y que ha convertido mi vida en una historia de capítulos felices, viajes y romances.

No estoy muy segura de que yo me haya ganado nada de esto, pues a decir verdad todo cuanto me han dado me lo han regalado… la vida, el universo y mi familia (principalmente mi madre). Es verdad que también he trabajado pero para tener 25 años y haber trabajado en totalidad aproximadamente 3 años de mi vida, se puede decir con la mayor honestidad que soy una mantenida.

Y lo mejor o peor de todo es que estoy bien con eso, pues más allá de todo, creo en el merecimiento y en la gratitud, en que todo lo maravilloso que ha llegado a mi vida son bendiciones que yo he atraído con mi buena vibra, haciéndole el bien al prójimo, siendo una excelente hija (aunque no tan buena hermana), una amiga incondicional y una buena ciudadana en general.

Entonces, ¿pensar bonito me ha hecho vivir bonito? Creo que sí, creo que vivir con un equipaje ligero de remordimientos, envidias, celos, desconfianzas no nos llevan a ningún lugar. Creo que el amor todo lo puede, y que cuando se tienen las agallas para salir de la comodidad, de lo conocido, de lo común por ir por lo extraordinario (por más cursi que suene) se consiguen cosas maravillosas. Se alcanzas las estrellas y cuando menos lo piensas, estás pasando una noche en el Sahara, rodeada de personas hermosas, riéndote hasta llorar y divisando el cielo más hermoso que jamás unos ojos hayan visto.

Así que la magia existe y esta empieza cuando crees en ti, en tus sueños, en que con amor se soluciona todo y en que cuando confías, la vida misma te va poniendo en los lugares correctos, con las personas correctas y te regala atardeceres hermosos que alimentan el fuego que hay en tu corazón.

Así que me declaro felizmente culpable de ser una mantenida, porque creo que todos nacemos con el derecho de ser felices y que el universo es una despensa infinita en la que puedes coger todo cuanto quieres. Solo tienes que soñar en grande, cerrar los ojos e imaginarte teniendo aquello que te quita el sueño y esperar con mucha fe a que esas bendiciones lleguen… que de seguro llegarán.

 

Caperuza romea

Venimos al mundo con la idea de que existe un amor perfecto, un amor hecho a nuestra medida, que cumple con una y cada una de las 84 especificaciones que tenemos en la check list de lo que necesita el príncipe azul. Y en esto, lo acepto, soy la más soñadora pues con Disney, el arte, el cine y el susurro de mi madre de “el amor es el motor que mueve al mundo”, me he convertido en una romántica empedernida que escribe en su cabeza repetidas veces el guion más romántico que se ha podido dilucidar después de Romeo y Julieta.

Pero, con el paso de tantas lunas llenas y con ello, más de una desilusión particular con príncipes que resultaron ser sapos, me di cuenta que estaba siguiendo los pasos de caperucita roja, que iba enceguecida por un camino en el que probablemente lo que iba a encontrar era un lobo disfrazado.

Ahora, sé que no me importan tanto los títulos, que más allá de que sea un abogado, un arquitecto, un empresario o un ingeniero, lo que busco es un corazón valioso, que sea de un hombre real, de carne y hueso, ilusiones y metas, que ante todo esté dispuesto a amar, a respetar y a acariciar mi alma. A comprometerse por descubrir un amor, a jugársela por inventarnos nuevos besos, caricias y sonrisas que florecerán con cada nuevo amanecer.

Ahora, creo más en el amor sencillo, en ese que se alimenta de los pequeños detalles y se enriquece con miradas cómplices y un millar de te quieros.

sin-titulo

Apuntando a la luna

♦¡Exprime cada día y cada noche, re encuadra tu universo, sumérgete en la magia!♦

Pierde los miedos,  pon el espíritu en automático, enamórate por un par de días, degusta las diferentes culturas, comunícate con sonrisas, toca la gloria. Asómbrate de lo épico y de lo simple, de lo extraordinario y de lo mundano… piérdete en el universo mágico que llevas dentro, lee libros, disfruta del sol o de la lluvia, sintoniza con tu inocencia, fluye con la naturaleza  y déjate embriagar de los dulces sueños que alimentan tu vida.

Libérate de las cargas, reconstrúyete como ser humano, nútrete de las puestas de sol, mantén intacta tu esencia, conecta con tu brújula interna y sonríe, sonríe mucho que a la final se trata de celebrar la vida y retomar los cielos♥

8a95c4d8be9fd8df51abde634896c805